viernes, 13 de octubre de 2017

Rebelión a bordo de la Santa María

  Los marineros de la expedición de Colón ya no soportan la situación y se rebelan. Pinzón y de la Cosa lo han avisado y aquí está la rebelión.


 No dispongo de cartulinas ni telas grandes azules, así que el mar ha tenido que ser marrón. Ahora con la contaminación no sería tan extraño... La Santa María se agita. Colón sale a "comparecer" al puente de la nao. La tripulación grita y alza armas. Las tripulaciones de la Pinta y la Niña la secundan.


   Allí están los valientes que se han atrevido a embarcarse en la hazaña que nadie había intentado hasta ahora: cruzar el océano Atlántico, el temido Mare Tenebrosum de la Antigüedad, y llegar a las Indias. Pero hasta esos hombres tan valientes, muchos de ellos bravos marinos curtidos en docenas de viajes, criminales sin escrúpulos excarcelados o aventureros en busca de fortuna, tienen ahora miedo.
Se suceden los gritos contra Colón. Dicen sentirse  traicionados y que es mejor regresar a España



  Los marineros vascos son los más exaltados. Piden regresar. Colón vuelve a insistir: las Indias están muy cerca, solo hay que esperar ¿Esperar? ¿Puede hablarles todavía a esos hombres de esperar? Colón les pide fe. Para un marinero es lo más importante cuando las condiciones son adversas ¡Fe! Y algo más...
-¡Entregaré un jubón y 10000 maravedíes de por vida al hombre que divise tierra!
   Los marineros acallan sus propias voces ¿Merece la pena? Pinzón toma la palabra. Él sabe que es mucho más popular entre ellos que Colón:
-¡Escuchad! Navegaremos ocho días más. Si al octavo día no encontramos tierra volveremos a España.



   Eso les calma más. Pinzón no parece un iluminado como Colón. Se ha formado en los mismos mares que ellos, saben cómo trabaja y de qué pie cojea. Decididamente conviene fiarse de Pinzón. Pero el propio Pinzón duda de sus palabras. Si no encuentran tierra ¿cómo regresarán a España sin víveres? Si han tardado dos meses en llegar hasta allí ¿cuánto tiempo les llevará el regreso? Solo queda una solución: que Colón esté en lo cierto y que las Indias estén allí.






No hay comentarios:

Publicar un comentario