lunes, 9 de septiembre de 2019

Mozart

Aquí tenemos a Mozart componiendo en el salón de su casa de Viena:





    La figura venía con una peluca sin ranura, pero no me convencía nada, porque no tenía los típicos tirabuzones dieciochescos, así que le he puesto esta, más adecuada para el personaje.
    El piano es el del pianista victoriano, que como le comentaba a Langsdorff lo conseguí por solo 5 euros en el DS ¡cuando en todocoleccion está a 11 el más barato y a 150 el más caro! Hay que estar muy atento a estas ofertas inesperadas. El piano es un lujazo que va a venir genial también para el oeste:










 Mozart pasa a probar la melodía con el violín, otra pieza muy buena y también con buen uso para el oeste:



Su esposa Constanze le consulta cómo va su última obra:





miércoles, 4 de septiembre de 2019

Heidi con Playmobil

    Hace unos meses Playmoblogger comentaba la llegada futura de Heidi al mundo de Playmobil, como parte de las licencias que la marca ha venido sacando (Cazafantasmas, Entrenando a tu dragón...).
  Naturalmente, se trata del paso a Playmobil de la versión animada en 3D reciente de la novela de Johanna Spyri, no de la famosa serie japonesa en 2D que hemos conocido generaciones. Pero la versión en 3D es una copia exacta de los personajes de la de 2D, así que para su versión en Playmobil será totalmente fiel a la original a los ojos de todos.



Heidi nos ha acompañado, como digo, a varias generaciones desde su aparición allá por 1974. Es una lástima que gran parte de las generaciones actuales solo la conozcan por la versión 3D. Pero es una lástima mayor que ya no haya series con estos valores humanistas y espirituales. En esta cómoda vida urbana y materialista del siglo XXI, la vida en los Alpes suizos en el siglo XIX, niños ganándose la vida para ayudar a sus familias, la amistad, la superación personal y el servicio a los demás parecen marginados. En fin...
  No es cuestión de discutir esto ahora, pero para aquellos que durante generaciones desayunamos y seguimos la vida de Heidi, Pedro, el abuelo y los demás y, al mismo tiempo, para aquellos que admiramos el mundo de los Alpes (en parte, gracias a Heidi y a Astérix en Helvecia en mi caso), estas cajas de Playmobil son más que bienvenidas.
  Empezamos con la casa del abuelo. La caja la ha plasmado tal cual el edificio. la referencia contiene además a Heidi, el abuelo, Niebla y la tía Dete, quien la dejó a cargo del abuelo al principio de la serie:


Esta casa vendrá genial para ampliar la temática de los Alpes y seguro que quedará muy bien junto a la cabaña alpina.


La segunda caja parece un establo. Podría ser la cabaña de Pedro, en la que vivía con su madre y su abuela, pero creo que está pensada más bien como establo porque no hay estancias en el interior.  En la caja vienen Pedro y su abuela ciega, junto con algunas cabras. Puede venir bien tanto para los Alpes como para los tramperos de Norteamérica.






La siguiente caja refleja las montañas con los pastos, donde Heidi y Pedro pasaban el día, y a los que se unió también Clara, con las dificultades que tenía para subir, claro. Además de una comida sobre la hierba, la caja tiene también un pequeño lago, que creo que es el lago glacial que descubrieron Heidi y Pedro; las dormilonas, el gavilán y el Señor de las Cumbres, el noble íbice que es, al mismo tiempo, símbolo de Suiza:





No podían faltar el padre de Clara, el señor Seseman, y la insufrible señorita Rotenmeier, institutriz de Clara. La parte en la que Heidi vivió con ellos en Frankfurt es sin duda la parte más aburrida de la serie, pero estas figuras pueden venir bien para el oeste:





La siguiente caja es la escuela del pueblo (Dorfli). En la serie salía pocas veces, más que nada porque el abuelo se negaba a que Heidi acudiese, hasta tiempo después. Y más que nada porque Pedro la pisaba poco. Me parece una simpática recreación de una escuela decimonónica, con los pupitres, la pizarra, unos fósiles para las lecciones de naturales, etc. Puede venir muy bien para la escuela del oeste, que acaba de ser reeditada en el DS:



La última caja es una tienda, aunque en la serie solo salía la panadería y pocas veces. Esta debe ser alguna creación de la versión en 3D. Puede venir también bastante bien para el oeste:




En resumen, unas cajas que van a venir muy bien para los Alpes y el oeste y un simpático homenaje a la niña suiza y sus amigos.






lunes, 2 de septiembre de 2019

Little Big Horn: Golmayo 2019 (II)

    Y al fin, como parte del Golmayo West, el festival dedicado a esta temática que se celebra cada año en este municipio soriano, quedaba inaugurada la exposición de la batalla de Little Big Horn con Playmobil.


   Esta célebre batalla, que tuvo lugar entre el 25 y 26 de junio de 1876 en el actual estado de Montana, forma parte de las llamadas Guerras Sioux o de las Black Hills, o entre los aficionados y no aficionados al western, las "guerras de indios contra soldados".
   Por resumir esta campaña de enorme relevancia en la historia de EEUU, decir que el detonante fue la aparición de oro en las Black Hills, lo cual sirvió de excusa al ejército para "proteger a los mineros" y lanzarse a arrebatar aquellas tierras del norte a los indios. Fueron los acuerdos fallidos con los indios (principalmente sioux y cheyennes) en Fort Laramie (Wyoming) los que desataron el alzamiento de aquellas tribus. 


  Custer, que había destacado en la guerra civil, y que se había ganado la admiración de sus hombres y de toda la nación, se lanzó a la batalla en el río Little Big Horn al frente del 7º de caballería desoyendo las órdenes del estado mayor. Lo que iba a ser una expedición de reconocimiento de las tribus acabó en una masacre que supone un incómodo recuerdo en el historial de la caballería americana. Custer subestimó a Caballo Loco y a aquellos indios y aquello fue su perdición. Como David contra Goliath, como Numancia frente a Roma, el general encontró la derrota y la muerte.
   Aquí algunos detalles de las personalizaciones hechas por David para el diorama. En ellas podemos observar el realismo y la documentación que nuestro colega ha puesto en cada trozo de la exposición. Entre otros, el jefe Toro Sentado:



El explorador negro Isaiah Dorman:



El periodista Mark Kellogh:



  Los conocimientos y la documentación de David sobre el tema superan con creces los míos y le cedo la palabra en todo lo referente a esta batalla decisiva en la conquista del oeste, que David relata con todo detalle y emoción a los visitantes.


Solo hace falta echar un ojo a los paneles que acompañan el diorama para ver el enorme trabajo que David y sus colaboradores han realizado, a la altura de cualquier museo temático:



Lo mismo para el contexto histórico y espacial del conflicto, incluyendo el monumento conmemorativo colosal (todavía en obras) de Caballo Loco, en el estado de Dakota del Sur:



Y entre esos colaboradores... yo mismo ¡Todo un honor haber formado parte de esta aventura!


El general Custer, co-protagonista de la batalla, en el momento épico del reducto final. La peluca y el bigote del general han corrido de mi cuenta:






Las tropas norteamericanas avanzando:







Los mineros de las Black Hills, los "culpables" del conflicto:




La despedida de las tropas desde el fuerte:



Atención a los heridos:


Campamento indio y emboscada en el río:









Otros detalles y escenarios del superdiorama:















  David, también nostálgico como yo, me comentaba que no tenía ningún reparo en poner figuras desde los años 70 a la actualidad, al contrario: de esta forma sirve, según dice, para que los visitantes vean la evolución de los Playmobil en cuanto a diseño y formas. Evolución que tuve el gran honor de explicar como guía improvisado, gracias nuevamente a David.
    Como ya es tradición en estas exposiciones de Playmobil, David ha escondido 14 intrusos entre las aproximadamente 1300 figuras que forman el diorama. Quien los encuentre puede ganar una camiseta conmemorativa del evento. Un grato recuerdo:




   La exposición, que ya ha superado los 2000 visitantes ¡y va hacia los 3000!, es un verdadero placer para cualquier coleccionista, cualquier historiador, cualquier aficionado al western o simplemente cualquiera que quiera pasar un rato entretenido visitando una exposición original, entrañable, documentadísima y extraordinaria. Hasta el 29 de septiembre podéis visitarla los domingos.

  ¡Gracias por dejarnos compartir este sueño contigo, David! Y gracias por contar con Playmoguardian ¡Hasta la próxima!







Little Big Horn: Golmayo 2019

 El verano pasado entramos en el oeste en Golmayo (Soria) de la mano de nuestro colega David Ormazábal. Acordamos que acudiría al montaje de la siguiente exposición y este verano la promesa ha quedado cumplida. El tema, inmejorable: la famosa batalla de Little Big Horn (1876).


  La aventura que nos reunió para recrear con Playmobil la batalla en la que el "general" (a esta batalla acudió como teniente coronel) George A. Custer llevaba ya en la mente de David desde hacía tiempo. Y al fin, gracias a la ayuda de Aesclick y de todos los participantes y colaboradores, pudo hacer realidad este proyecto, este sueño.

David, al frente de su destacamento en miniatura


  Con la ayuda de su mujer, Marian Esteras, y de Francisco Javier "Currito" Ortega Cacho, David se embarcó en esta aventura empezando por el montaje de la base del enorme diorama que iba a acoger el escenario de la batalla en miniatura:







  Aquí, Curro ultimando los toques del río que da nombre a la batalla. Todos quedamos sorprendidos del realismo conseguido en las olas y las rocas:






Elena Ormazábal, hija de David y Marian, también colaboró, así como otros familiares de nuestro colega:



   Me uní a la aventura una lluviosa tarde de julio. Entrar en los dominios de David en este pequeño municipio soriano que no está a más de 5 kilómetros de la ciudad del Duero no solo fue entrar en las vastas praderas de Montana, territorio sioux y cheyenne, sino reencontrarme con mi afición favorita y con viejos amigos de plástico de la infancia:



¡Y tan remotos en el tiempo, como este indio de los años 70, uno de los primeros! Una auténtica reliquia:





Las escenas de lucha en el río, obra de Curro, de enorme realismo nuevamente:





Y así, a principios de agosto, la batalla de Little Big Horn con Playmobil fue una realidad, que dejamos para la próxima entrada.