miércoles, 31 de octubre de 2018

Drácula

 "-Es tarde y mi gente está fuera de servicio. Deje que me ocupe personalmente de su comodidad.


Recorrimos otro largo pasillo, en cuyas losas de piedra resonaban nuestros pasos.



-Después del viaje, necesitará refrescarse y lavarse un poco. Espero que encontrará todo lo necesario. Cuando haya terminado, pase a la otra habitación, donde tendrá la cena preparada".

Bram Stoker
Drácula



domingo, 28 de octubre de 2018

Fumadero de opio


  Entre los temas de la era victoriana no podía faltar un fumadero de opio, ya sea en la misma China o en Londres o en los barrios chinos de EEUU. Para muchos europeos es una fuente de riqueza. Para otros es una droga muy apreciada. Para muchos chinos es un comercio muy importante, pero para otros es una degradación para el pueblo chino. La influencia europea, cada vez más potente en el imperio de los dragones, es sinónimo de opio. Y son muchos los rebeldes chinos que esperan pasar a la acción...






Para los que somos fans de Tintín hay un fumadero de opio con nombre propio: El loto azul:



  Yuang-Tcheng es el propietario de La grulla sabia, un fumadero de opio de Pekín muy frecuentado por europeos de las delegaciones, especialmente por los británicos:


  Habría venido bien una geisha de los sobres sorpresa, que aunque no sea china quedaría bien, pero no la tengo en mi colección. Para el gordinflón inglés que fuma en la colchoneta he usado la pipa de la paz india. Apenas se le nota la cabeza de águila, así que creo que he logrado el efecto adecuado. Como veréis, he puesto también una porra de policía que de lejos parece una pipa muy adecuada.






La heráldica de Playmobil XI

 Visto el escudo de la torre pasamos a ver otro muy famoso entre los coleccionistas: el llamado "del rey" o "real" o "el de las flores de lis":



   Repartido en cuatro cuarteles se combina la flor de lis dorada sobre campo de gules y la corona de oro sobre campo de azur, aparece tanto en el castillo 3666 como en la tribuna del torneo 3652 (otra de mis referencias pendientes...):


Por supuesto, también como escudo real en el palio o baldaquino del trono: el 3659, junto al rey, la reina, los príncipes y su corte.




   Inconscientemente, siempre he relacionado este escudo con Francia por las flores de lis, emblema que, por cierto, aprendí de pequeño gracias a esta caja. También aparece en la 3674: la jaula de prisioneros




 En este caso, Playmobil se aleja de los motivos germánicos y se inspira claramente en el emblema de los reyes de Francia. 




Recordemos que este escudo aparece también como escusón (centro del escudo) en el escudo actual de España como emblema de la casa de Borbón. Parece ser que las flores de lis fueron usadas por primera vez por el rey Felipe II Augusto, pero fue su nieto, el devoto Luis IX (San Luis) el que más las usó como símbolo de su devoción a la Virgen.
  Quizá Playmobil puso las flores de lis sobre rojo y no sobre azul para marcar distancias con el emblema de verdad, quién sabe. Por otra parte, la disposición de las flores de lis en este escudo de Playmobil recuerda también al de Borgoña:




  Este escudo real de Playmobil para mí será siempre el emblema del rey, de todos los reyes que han pasado por Playmobil.




viernes, 26 de octubre de 2018

En busca del rey Arturo histórico (II)

   Continuamos con la búsqueda del rey Arturo histórico con nuevos bocetos, en este caso de sus caballeros, más bien equites:


  Y pasamos a verlos con Playmobil. En primer lugar, el guerrero que ya apareció acompañando a Arturo:



  Y otros equites que formarían la (hipotética) Mesa Redonda o simplemente el grupo de guerreros de aquel caudillo:








miércoles, 24 de octubre de 2018

Guillermo Tell (III)

   Este es el despótico gesto del gobernador Gessler para las gentes del cantón. Todo el mundo está obligado a saludar al sombrero como si del gobernador en persona se tratase.


   Tell y su hijo llegan a la plaza pública. Pero ninguno de los dos se fija en el sombrero colocado en un poste en el centro de la plaza.


 -¡Alto!-grita uno de los guardias de Gessler-¡Alto en nombre del gobernador!
    Los guardias rodean a Tell y a Walter.





  Tell se enfurece. La gente concentrada en la plaza se asusta y se queda paralizada. Se escucha un fuerte estruendo y aparece el gobernador Gessler en persona, escoltado por sus hombres, con el estandarte del ducado de Austria.


-¡Plaza al gobernador!


-¿Qué sucede en la plaza pública?-pregunta Gessler con gesto de desprecio.
-Señor, este hombre y este muchacho no han hecho la reverencia a vuestro sombrero_responde uno de los guardias.


-¿Cómo os atrevéis? Desafiar mi autoridad es desafiar al duque, nuestro señor.
-Los helvecios no tienen ningún señor-responde Walter aguantando la mirada de Gessler. Tell pone su mano sobre el hombro de su hijo indicándole que no hable.
-¡Vaya con este mocoso! jajaja Estos campesinos y su maldito orgullo... No tendréis tanto orgullo cuando os encierre en mis mazmorras y... Un momento ¿no es éste Wilhelm Tell?
  La gente mira a Tell y empieza a comentar en voz baja.
-Sí, excelencia. Es Wilhelm Tell, el ballestero-indica uno de los guardias.
-¡Tell! El famoso cazador, aclamado en todo el cantón, vaya, vaya... -el gobernador sonríe con malicia.


    Tell no retira su fiera mirada del gobernador.
-¡Muy bien, Tell! Veo que este mocoso es digno hijo de su padre... Se me ha ocurrido un castigo más que adecuado para tu destreza con la ballesta ¿No es verdad que nunca erras el tiro?
-¡Jamás lo hace! No hay flecha de mi padre que no acierte en el blanco-responde Walter con orgullo.
-¡Ja,ja,ja! ¡Sí, lo has criado bien, Tell! Igual de rebelde que su padre... Bien, escucha Tell, si tan diestro eres con la ballesta esta será tu pena: dispararás una flecha a una manzana a cien pasos, colocada sobre la cabeza de tu hijo.


CONTINUARÁ...










martes, 23 de octubre de 2018

La heráldica de Playmobil X

   A mediados de los 90 llegó la segunda generación de la temática medieval y para mí, como ya he comentado otras veces, la mejor de esta temática.
Todas estas novedades llegaron en aquella Navidad de 1994 de la que ya hablé por aquí. Entre los nuevos escudos, el primero del que hablaré es el del insuperable castillo 3666 (algún día lo conseguiré). Me refiero a la torre verde-amarilla (torre de oro sobre campo de sinople si seguimos con el lenguaje heráldico):


      Aunque como se puede ver este blasón es el del castillo (se puede ver en las dos torres, en la muralla junto a las palomas, y en la corneta y el traje del heraldo), tenía también, quizá como señal de bienvenida, el del rey y el del cisne, de los que hablaremos próximamente:


Era también el blasón del "Asalto al castillo", concretamente de los defensores del castillo:



  Este escudo de la torre es un escudo "práctico". Para empezar, es un motivo heráldico muy común. Viene bien para representar el reino de Castilla (al menos así lo hacía yo), a no ser que queramos comprar playmosticks (ahí lo dejo). Investigando sobre el posible origen de este escudo, parece estar inspirado en el de Zirndorf, la ciudad bávara donde se encuentra la sede de Playmobil:



  Aunque se puede comprobar que los colores varían, es muy posible que igual que en el caso del águila y las barras se homenajeó a Nuremberg, en este caso podría ser un homenaje a la propia ciudad de Playmobil.




lunes, 22 de octubre de 2018

Anticuario victoriano


      Leví Newman tiene una tienda de antigüedades en Londres. Ha reunido toda clase de objetos y piezas desde épocas remotas.


         Quien visite la tienda del señor Newman encontrará yelmos, armas, cuadros, sombreros, jarrones, muebles, enseres, instrumentos musicales, libros, baúles, porcelana, orfebrería... Newman tiene muchos contactos tanto en Gran Bretaña como en el continente. Quien desee venderle cualquier objeto antiguo puede llevárselo a su establecimiento para que él pueda tasarlo.




    En la era victoriana está de moda la Edad Media. Así que muchos clientes demandan piezas medievales para sus mansiones.



domingo, 21 de octubre de 2018

En busca del rey Arturo histórico


   Al tratar el tema de la búsqueda del rey Arturo histórico en anteriores entradas (aquí, más entradas; aquí también), he pensado en plasmar en bocetos cómo sería este personaje. Es decir, cómo sería este dux bellorum, quizá elevado posteriormente a rey, que más tarde sería convertido por los poetas medievales en el gran rey guerrero de las leyendas.
  Aquí os pongo estos bocetos:




  Me he inspirado en el armamento romano de los siglos IV-V, mezclado con elementos celtas, con la idea de aproximarme lo más fielmente posible a lo que fueron realmente aquel Arturo y sus caballeros, que serían realmente una mezcla de equites romanos y jinetes bretones, ya que lo de "caballeros" no existía aún en aquellos oscuros siglos V y VI.
    Es la misma idea que plasmó (estoy a años luz de su talento) Richard Hook en esta ilustración que ya colgué:



  Y una vez planteada su (hipotética) imagen en dibujos, es la hora de intentar plasmarla con Playmobil. Así que, éste sería el rey Arturo histórico, el caudillo britano-romano:


  Tal como he dibujado en los bocetos, el casco que veo más adecuado para Arturo y sus guerreros es el llamado "casco de cresta" o "tipo Berkasovo", el más característico de aquel ejército romano tardío y claramente barbarizado en su aspecto, tema que ya comentamos con Playmoblogger hace unos meses



  Su "equivalente" en Playmobil es, obviamente, el casco de protección nasal y maxilar que tantas veces hemos usado para bizantinos y germanos.
   En la siguiente imagen, Arturo a caballo acompañado por uno de sus guerreros:


  Como se puede ver en la imagen, Arturo sostiene un estandarte con la imagen de la Virgen María. Así lo representa también Hook en la imagen suya que he puesto. La idea de Arturo portando esta imagen proviene de la Historia Brittonum, atribuida a Nennius (siglo IX), la crónica donde aparece por primera vez Arturo por escrito (no confundir con la Historia de los reyes de Britania de Geoffrey de Monmouth, que estoy leyendo actualmente y que comentaré próximamente). El autor cuenta que en la batalla del Monte Badon Arturo portaba una imagen de la Virgen. Pero no aclara cómo era aquella imagen. Hook y algunos historiadores sostienen que era un escudo. Yo he optado por un estandarte con una Virgen bizantina.
  Para bibliografía, además del libro de Monmouth (más mítico que histórico, pero indispensable, al fin y al cabo), tengo pendiente leer Las crónicas del señor de la guerra de Cornwell. Otra saga también sobre el Arturo histórico, que acabo de descubrir, es A Dream of Eagles, de Jack Whyte.


domingo, 14 de octubre de 2018

El cautiverio de Ricardo Corazón de León

  Este verano hice una pequeña ruta por los pueblos del Danubio, no lejos de Viena. Entre otros, visité Dürnstein.




  Dürnstein es uno de los pueblos más bonitos de Austria. Al fondo se adivina ya, con su torre azul y blanca, tras haber pagado religiosamente la correspondiente tasa de aparcamiento (¡No hay nada gratis en Austria!). Merece mucho la pena detenerse, ya viaje uno en coche o en barco, y recorrer sus calles, comprar recuerdos y contemplar las vistas del valle del Danubio. Pude además bañarme en el gran río, mientras veía navegar a los barcos hacia el mar Negro.
  Pero además de todo esto, Dürnstein tiene el privilegio de ser el pueblo donde permaneció secuestrado Ricardo Corazón de León.




  El valiente y despiadado rey inglés había partido a la III Cruzada. A su regreso, en 1192, fue capturado por el duque Leopoldo V de Austria, que había luchado a su lado durante la cruzada, pero se habían enemistado al acusar Leopoldo a Ricardo del asesinato de Conrado I, rey de Jerusalén y primo de Leopoldo. El duque de Austria sabía que tenía en su poder a una valiosa presa y encerró a Ricardo en el castillo de Dürnstein. 



    A partir de aquí surgen todas las historias en torno a la ausencia del rey, la usurpación del príncipe Juan y el alto rescate que el pueblo de Inglaterra estuvo obligado a pagar con sus impuestos. Historias que todos conocemos bien, como Robin Hood o Ivanhoe.
   Hay una leyenda acerca del cautiverio de Ricardo en Dürnstein. Cuentan que el rey amaba la poesía y tenía un trovador a su servicio llamado Blondel. Ambos habían compuesto una canción juntos. Al recibir la noticia del secuestro de su señor, Blondel recorrió numerosos castillos de Europa entonando la canción con la esperanza de que Ricardo la cantase y localizar su paradero. Cuando llegó a Dürnstein, Blondel había desistido ya en su búqueda y la cantó por última vez. En ese momento, la voz de Ricardo le respondió cantando desde una ventana del castillo.


  Sospechamos que ni Blondel existió ni Ricardo debió ser muy amigo de la poesía. Pero la leyenda se hizo muy popular a partir del Romanticismo. En la película de Ivanhoe (1952) es el propio Ivanhoe quien toma el papel de Blondel y encuentra a Ricardo en Dürnstein.



  La leyenda sigue presente en Dürnstein y el pueblo, con sus hoteles, restaurantes y recuerdos, se enorgullece de haber sido la prisión del despiadado rey al que defendía Robin Hood, pero a quien Inglaterra y sus súbditos le importaban más bien poco...







viernes, 12 de octubre de 2018

Guillermo Tell (II)

   Tell y Walter caminan por las calles de Altdorf. El pequeño Walter se asombra ante todo lo que ve.


     Tell señala a su hijo una torre muy alta:
-Mira, hijo: allá, en lo alto de la torre, está el estandarte de Uri: nuestro cantón.



-¿Es un buey?
-Sí, un gran buey. Un buey indomable. Aunque le han puesto una argolla en la nariz, jamás podrá ser sometido ¡Como los helvecios!



    Mientras, en la plaza pública, todos los habitantes de Altdorf saludan al pasar ante el sombrero del gobernador.