domingo, 30 de junio de 2019

La danza del sol

Esta tribu de sioux se dispone a iniciar la danza del sol. Este violento y duro ritual está destinado a aquellos guerreros jóvenes que quieren probar su valor:




La danza del sol fue habitual entre las tribus de las grandes praderas, es decir, Montana, Colorado, Wyoming, las dos Dakotas, Nebraska, etc. Prohibida en 1904, fue vuelta a legalizar desde los años 70. Mundialmente conocida por la película de Un hombre llamado caballo, ha aparecido también en comics como Jonathan Cartland o Red Road:




El joven guerrero se presenta ante los chamanes en la gran cabaña. Ha estado cuatro días y cuatro noches sin comer ni dormir, purificando su cuerpo y su alma para el ritual:




Los chamanes invocan el poder de Wakan-Tanka, el Gran Espíritu de los sioux, cheyennes y otras naciones indias de las praderas. A su vez, un coro de mujeres eleva su plegaria, acompañando a la de los chamanes:




Los jefes de otras tribus sioux han acudido a la ceremonia, pues es de carácter sagrado y forma parte de los ritos del verano:




Para invocar al Gran Espíritu también danzan los guerreros para propiciar que se le conceda el valor necesario a su compañero:




Un chamán atraviesa la piel del pecho del iniciado con dos bastoncillos. Los bastoncillos se agarran con tiras de cuero con las que lo elevarán al techo:










El joven guerrero aguanta el dolor para demostrar su valor.Es izado y girado desde lo alto. Sus compañeros elevan su plegaria para que llegue hasta el Gran Espíritu:









jueves, 27 de junio de 2019

Juglares

    Esta compañía de juglares ha acampado en el campo, cerca de la ciudad. Ensayan sus canciones, números y hacen sus preparativos:












Playmoexclusivos: Ares

Pasamos a otro de estos nuevos dioses griegos de Playmobil: Ares.




  Ares, el Marte de los romanos, dios de la guerra, era hijo de Zeus y Hera. Ya hemos mencionado su idilio con Afrodita. 


   El Ares de Playmobil me parece una figura muy lograda, pues es tal y como yo me imagino a este dios. Lo que me extraña es que no le pongan una espada romana (que sería lo más parecido a una griega) y le ponen en cambio una medieval... Muy acertado que le pongan un perro, pues es el animal más vinculado a él, como símbolo de valor y fidelidad.




Vikingos en América

    Varias entradas tratando el tema de los vikingos y no había dedicado ninguna a su aventura en América, excepto la mención que hice en The Vikings, Peoples of the Past y en aquel libro alemán
      La primera vez que me sumergí en este tema fue mediante la serie de Érase una vez los exploradores, donde descubrí que los vikingos habían llegado ya a América 500 años antes que Colón. Luego a través de las aventuras del Príncipe Valiente, aunque además de ser ficción, se sitúan 500 años antes de Erik el Rojo.




      Fue precisamente Leif Erikson, el hijo de Erik, el que desembarcó por primera vez en América, a la que los vikingos llamaron Vinland ("Tierra de pastos" y no "Tierra del vino", como se traduce a veces), que es la actual Terranova. Pero ya unos años antes, otro navegante vikingo, Bjarni Herjolfsson, había avistado la costa de Terranova sin desembarcar.




   Tras el regreso de Leif y sus hermanos a Groenlandia, fue Thorfin Karsefni, su cuñado, junto a unos 160 compañeros, quienes se instalaron en Vinland.
   Thorfin es optimista y desea ampliar las exploraciones de Leif y sus hermanos en esta tierra desconocida. Los indios sckraelings han resultado ser bastante hostiles, pero los beothuks son pacíficos y han logrado comerciar con ellos:



    Carne, pescado, pieles, armas, telas... todos estos productos son de interés para ambas partes. A los beothuks les interesa sobre todo el metal:







martes, 25 de junio de 2019

El taller del Bosco

  Jheronimus van Aken, conocido como Hieronymus Bosch y en español como El Bosco, es sin duda el pintor más insólito de la historia. Tal como vimos el estudio de Rubens, vamos a visitar ahora el de este otro artista flamenco.
   El Bosco nos recibe en su taller pintando su último encargo: un tríptico para el duque Enrique de Nassau. No sabemos el significado real ni el título original de la obra, pero actualmente se llama El jardín de las delicias:


En esta estantería, el Bosco guarda objetos y utensilios para sus obras. Por ejemplo, un yelmo, si necesita pintar soldados o caballeros:








O un espejo, para representar la soberbia:




En esta mesa, los ayudantes del Bosco mezclan los pigmentos para obtener los óleos. Los artistas flamencos son pioneros en esta técnica:




Hieronymus está especialmente interesado en la fidelidad a la naturaleza. Para su último encargo va a pintar ¡pájaros gigantes! y necesita modelos reales. Para eso ha conseguido este cárabo disecado:







   La obra ya está terminada. Ahora no queda más que ensamblar las tres tablas que forman el tríptico. Sus ayudantes se encargan de esta tarea:




   El tríptico ya está montado. El duque de Nassau quedará sin duda impresionado con esta obra. El Bosco, que apenas ha salido de su ciudad natal, se convertirá en uno de los pintores más famosos e influyentes del mundo:








El precio de la fama... ¿de quién?

   En junio de 2009 íbamos acabando los últimos exámenes de aquel 2º curso tan extraordinario. Aquel mismo año en el que nos despedimos de Hans Beck acababa de empezar un verano de lujo, con piscina y viaje a Suiza. Me había librado de unas prácticas no remuneradas (como descubrirían más tarde los que sí las hicieron) para no tener que sufrir los calores madrileños de julio.
  El 26 de aquel junio la radio matutina informaba de la muerte inesperada de Michael Jackson la noche anterior. Para los que crecimos en los 90, Michael Jackson era ese tipo raro con cara de mujer y apenas nariz que salía de vez en cuando en la tele con gafas de sol y que había acabado en juicios por asuntos turbios... Aquel que Homer Simpson usaba para situar hechos del pasado: "Michael Jackson era negro entonces..."




 También era el tipo del "videoclip con Macaulay Culkin" (Black or White) que ponían en las tiendas de discos (¿existe todavía alguna?), porque por aquel entonces, para los chavales de principios de los 90, el famoso era Macaulay, el de Solo en casa.




  La tele se encargaría aquel día de hablar y bastante de la muerte de Jackson. Familias enteras destrozadas, a lágrima viva, lamentaban desconsolados la muerte del "Rey del Pop". "No puedo creer que Michael esté muerto"-clamaba una niña. Está visto que todos habían olvidado los "asuntos" de Jackson, aquel niño en el balcón y su extraño mundo de Peter Pan en su rancho de Neverland...
  Aquel 26 de junio tenía el último examen del curso: Barroco Español. El catedrático, con quien aprendimos que "la catedral de Murcia es la más bonita de España", que "le gustaría tener una escultura de Alonso Cano en su casa" y que "la reina de Dinamarca era poco femenina", dictó las preguntas y nos hizo una vez más preguntarnos si los catedráticos de nuestra facultad y sus acólitos no formaban quizá una secta elitista, pasota y consumidora de drogas... 
Entremedias del examen, al catedrático se le ocurrió decir:
-¿Ya saben ustedes que se ha muerto el Rey del Pop? Ahora ya podrá bailar aquello de Thriller...
Recordemos aquel videoclip zombie de Jackson, pero especialmente la parodia genial de El Informal. Y recordemos también que si el catedrático interrumpía su propio examen para soltar esta observación venía solamente a demostrar lo poco que le importaba su asignatura, como ya había venido demostrando a lo largo del cuatrimestre...


"Si tú eres malooo, yo soy más..."

  Terminado el examen, antes de volver a casa, cogí el ABC, como en el caso de Hans Beck. Y, naturalmente, Jackson era noticia principal, en portada e interior. Pero al llegar a la última página me encontré una noticia olvidada: aquella misma noche había muerto también la actriz Farrah Fawcett.




   La rubia de Los ángeles de Charlie, la bellísima chica sonriente del póster que llenó cientos de habitaciones en los 70, una de las actrices más hermosas de la historia, había muerto de cáncer a los 62 años la misma noche del Rey del Pop, sin que nadie se acordase de ella. ¿Para qué acordarse de ella? Amada por medio mundo ¿qué importaba ahora? Era a Jackson, el cantante maldito a quien condenamos en vida, al que había que llorar.



Los pocos minutos que aparece en La fuga de Logan ya merecen la pena.


  Entonces recordé lo que decía el protagonista de Cuenta conmigo sobre el niño muerto al que van a buscar: "Lo más terrible no es que hubiese muerto, es que nadie se había acordado de él". Hollywood nos demostraba una vez más lo terrible y despiadado que puede llegar a ser con "lo que ya no sirve". La muerte de Farrah no era una muerte de drogas, ni una muerte joven, ni la muerte de un personaje maldito. Ninguna de las muertes "aceptadas" por los medios. Había sido una muerte en familia, sola, ensombrecida por la del tipo raro-de pronto-querido por todos.
  Naturalmente, la tele no le dedicó ni un pequeño reportaje a Farrah. Su marido, Ryan O'Neill, podía decir ahora a la fuerza la frase con la que su personaje iniciaba la película de Love Story: "¿Qué se puede decir de una chica que ha muerto?".



  Al año siguiente, en la ceremonia de los Oscars, tocaba recordar a los actores fallecidos en 2009. A Jackson, que solo hizo una película en toda su vida, le dedicaron varios minutos. A actores totalmente desconocidos, otros pocos. A Farrah, que había rodado 19 películas, además de numerosas series y telefilms, ninguno. Con su imagen, todo un icono sexual, su sonrisa eterna, una nueva Afrodita, una nueva Freya, Farrah había hecho millonarios a marcas, productoras, etc. El agradecimiento por toda una vida dedicada al espectáculo no existía. El precio de la fama. La propia fama elige quién debe ser recordado y quién no.
  Diez años después, yo sí te recuerdo, Farrah. Que todo el mundo sea recordado en vida y en muerte.


lunes, 24 de junio de 2019

Guillermo Tell (IV)



-¡Jamás!_responde furioso Tell.
-¿Es que el gran Tell se echa atrás ante un blanco certero?_ríe Gessler_ ¿No se atreve el valiente ballestero ante este reto? ¿Es este el valor de los montañeses de Uri?
  Tell aprieta los puños conteniendo su rabia.
-Vayamos a las afueras.
  Todos los habitantes de Altdorf siguen a los guardias de Gessler. El gobernador ordena atar a Walter a un árbol.






   -Dadle su ballesta y...




 -Solo tomaré dos flechas en mi carcaj. 



Gessler mira extrañado a Tell, pero accede:
-Sea, dadle dos flechas.


Un guardia cuenta cien pasos desde el árbol tras colocar la manzana sobre la cabeza del pequeño Walter.




 Tell guarda una flecha en el carcaj y toma la otra. Carga su ballesta.





   Tensa la ballesta e intentando que su mano no tiemble apunta a la manzana sobre la cabeza de su hijo.



CONTINUARÁ...





Pistoleros


Pistoleros, forajidos, justicieros, cazarrecompensas... todos se hicieron un sitio en el lejano oeste y se especializaron en el manejo del revólver. 
  He probado con estos customs de pistoleros. Para dar vida al fondo que he usado en todos ellos me han venido genial los aportes digitales de carteles de la época. La verdad es que es una de las entradas que más he disfrutado componiendo.
    El primero de ellos es Jed Cooper, un justiciero en busca de venganza. En este caso, mi idea era imitar a uno de esos chalecos de piel por dentro, que aparecieron en muchos westerns, así que lo mejor era tirar de un chaleco de piel normal:




Fenimore Barrett, es un cazarrecompensas bastante rápido y pulcro en sus métodos. Espera conseguir una buena presa en busca y captura. Agradezco a Neperiano su idea de usar el torso de Goethe: queda genial.




Ramón Alenza, llamado "el Diablo", es un forajido mexicano que actúa a un lado y otro de la frontera. Se le busca la pista por Arizona y Nuevo Mexico:




   Jack Randall también ha destacado como forajido. Su pista se pierde por Nevada, así que no aconsejo a las diligencias que transiten por esa zona...




   No falta nunca ese forajido "secundario", compinche poco listo del que se lleva la fama. Ese es Will Shanon, más amigo del whisky que del rifle...




Duke "One Eyed" Kavanagh es un temible forajido buscado en tres estados. Su retrato bajo el "Wanted" cuelga en numerosos pueblos: