viernes, 23 de junio de 2017

Los chinos en el oeste

Al publicar el post de los buscadores de oro y comentar lo de la ausencia de un chino entre ellos, se me ha ocurrido tratar el tema con su correspondiente versión Playmobil.
Como ya comenté, los chinos suelen aparecer en varias películas del oeste, ya sea como buscadores de oro en la ya nombrada La leyenda de la ciudad sin nombre, criados en La muerte tenía un precio o cocineros en Antes llega la muerte, por nombrar algunas. Pero recomiendo sobre todo Los protectores.


En el comic hay que nombrar las aventuras de mi buen amigo Lucky Luke, donde los chinos aparecen como propietarios de lavanderías, tanto en El 7º de caballería como en El emperador Smith, y como dueños de media ciudad en La herencia de Ran-Tan-Plan.


En Blueberry aparecen también como dueños de lavanderías y baños en El caballo de hierro, verdugos en El hombre que valía 500000 $ y cocineros en Misión Sherman.



      Siempre aparecen humillándose, haciendo ver lo miserables que son, pero sin borrar la sonrisa de la cara. Como ya comenté, los chinos forjaron también la leyenda del lejano oeste desde que partieran de su patria para unirse a los trabajadores del ferrocarril de la Union Pacific o a los buscadores de oro. Aunque la más famosa es la comunidad china de San Francisco hubo muchas otras a lo largo de EEUU. Además de las profesiones descritas en esas películas y comics, los chinos se dedicaron también a talleres, fumaderos de opio, casinos, etc. 

Li-Tchang se ha instalado en el pueblo de Stone Creek (Wyoming). Ha abierto un establecimiento de lavandería y baños. Dejó su Shangai natal para ganar dinero en el vasto país americano. Al principio trabajó para la Union Pacific y con el dinero pudo instalarse de manera permanente en el pueblo.


Los vecinos desconfían de la comida de Li-Tchang, pero con el tiempo acabará haciéndose un sitio en la gastronomía americana. Como todos los chinos, Li-Tchang tiene un gran espíritu emprendedor y sueña con abrir sucursales de su lavandería y baños






No hay comentarios:

Publicar un comentario